Limpieza de libros II

Publicado el 25 agosto 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Si a causa de la humedad se han pegado las páginas de un libro, puede despegarlas con mucho cuidado, con la ayuda del vapor de agua. El sistema es el mismo que el que se utiliza cuando queremos recuperar un sello de correos usado; ponga el libro sobre una fuente de vapor (una cazuela con agua hirviendo, humidificador, etc.) manteniéndolo con las manos a cierta distancia. La acción del vapor de agua facilitará la separación de las hojas. Despegue las hojas pegadas con mucha precaución

libros2
Los libros son nidos de polvo que hay que atacar para evitar problemas mayores.

(se rasgan con mucha facilidad). Si no lo consigue a la primera, no intensifique la fuerza; es más adecuado tener paciencia y volver a repetir la operación.
Un trapo impregnado de aguarrás puede hacer desaparecer los restos de humedad de las encuadernaciones de sus libros; frótelo con mucho cuidado.
En muchas ocasiones el polvo se acumula en el canto del libro, dándole un aspecto ennegrecido, aspecto que no es subsanable con el aspirador Si este es el caso puede limpiarlo con un paño humedecido con alcohol de quemar y un poquito de amoniaco. Utilice dos gatos de carpintero o dos tomos gruesos de alguna enciclopedia que posea, para evitar que la humedad del trapo pueda penetrar en las hojas del libro.

Tip

Cuando tenga que aprisionar un libro y utilice los gatos propios de carpintería por cualquier motivo (limpieza de los cantos, tratamiento contra la humedad…), proteja el libro de las mordazas con dos trozos de madera o con un paño grueso.

Si posee un libro antiguo de gran valor, no dude en ponerlo en manos de un especialista para su limpieza y mantenimiento.

Share

Comentarios

No hay mas respuestas