Limpieza de libros I

Publicado el 23 agosto 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Los libros son objetos donde se acumula el polvo con facilidad, además de sufrir algún deterioro por el paso del tiempo, que les hace amarillear, o bien a causa de la humedad, uno de sus principales enemigos.
La limpieza más habitual es eliminar el polvo de sus libros. Utilice el aspirador o bien el plumero con frecuencia para esta tarea.
Puede recuperar el color blanco de sus pastas amarillentas utilizando un algodón humedecido en agua y lejía. Con un algodón seco puede quitar los restos de humedad. Las marcas de los adhesivos los puede eliminar con un limpiador universal.
Para borrar las marcas de los dedos de las páginas de los libros utilice miga de pan o goma de borrar Si tuviera manchas de grasa, puede disimularlas (es muy difícil hacerlas desaparecer), frotando suavemente con un algodón el almidón en polvo previamente espolvoreado sobre ellas.

libros
Si sus libros han sido presa de la humedad, puede intentar solucionarlo con polvos de talco. Llene un salero con el talco y échelo, página por página, hasta completar el libro Guarde el libro unos días prensándolo con dos gatos de carpintero o bien con la ayuda de dos libros bastante gruesos, hasta que el talco absorba la humedad. A continuación, cepille suavemente las páginas para eliminar el talco.
Si no se ha dado cuenta de la humedad de sus libros y se ha formado moho, todavía no ha perdido el libro. Puede eliminarlo con paciencia y delicadeza con la ayuda de una hoja de afeitar. Repase después con un algodón humedecido en agua oxigenada.

Share

Comentarios

No hay mas respuestas