La plancha de vapor

Publicado el 31 julio 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Este pequeño electrodoméstico con los arios ha ganado en eficacia y ha simplificado su mantenimiento; sin embargo, no por ello debe descuidarse de ocuparse de él con relativa frecuencia.
Después del uso normal de la plancha, vacíela del agua sobrante utilizando para ello, si es que el modelo lo tiene, el botón de expulsión de vapor graduado a su nivel máximo; con esta sencilla operación limpiará los agujeros de salida de vapor. Guárdela después en posición vertical. Para limpiar la carcasa exterior, una bayeta humedecida con agua y jabón será suficiente. A continuación, séquela perfectamente.
El mayor problema que su plancha le puede dar son los restos de cal que se quedan incrustados en los conductos internos y la suela de la plancha cuando el agua se evapora. Es mejor evitar que ésta se produzca utilizando para ello agua decalcificada que la puede adquirir en droguerías.

plancha de vapor
Dos de las consecuencias más inmediatas que se derivan de la presencia de esta costra de cal son que se pegue la plancha a las prendas o que no salga suficiente vapor por los agujeros. Para eliminarla puede utilizar un emplaste de sal fina y vinagre, que aplicará sobre la suela de su plancha. Posteriormente, y para eliminar los restos, de tal forma que la plancha se deslice mejor, puede limpiarla con cera de velas con la plancha a temperatura templada. A continuación, pase su plancha templada por un trapo seco inservible y estará lista para dejar su colada como nueva.
Si lo que desea es eliminar la cal del depósito y los conductos internos, vierta un poco de vinagre mezclada con agua en el depósito y enchúfela. Si no fuera suficiente, rellene éste con vinagre blanco y coloque el termostato a temperatura máxima hasta que se evapore totalmente. Aclárela muy bien con agua limpia abundante.

Share

Comentarios

No hay mas respuestas