Cambio de electrodomésticos

Publicado el 21 febrero 2013
Archivado en Javier | Salir del comentario

Los electrodomésticos son artículos caros, de eso no tenemos ninguna duda ¿verdad? Cuando uno se rompe, llega la hora de desembolsar el dinero en efectivo para un reemplazo de emergencia. Esto puede ser bastante doloroso si no somos capaces de encontrar en Internet alguna buena oferta que nos permita ahorrarnos algo de dinero. Si encontramos un buen electrodoméstico a buen precio, tendremos que comprarlo por mucho que nos venga fatal.

Es importante reemplazar estratégicamente, por ejemplo, si la nevera solo tiene cinco años de edad y funciona perfectamente, no tendremos por qué cambiarla. Hay que priorizar en los electrodomésticos que vamos a cambiar. Cuando nos planteemos este cambio, tendremos que mirar con lupa el tema de la eficiencia. Esta es la mayor ventaja que deberemos analizar.

A medida que avanza la tecnología, los electrodomésticos consumen menos energía y agua que sus predecesores, y el ahorro puede ser general en nuestras facturas. Casi la mitad de nuestra factura de energía proviene de la calefacción y la refrigeración. La sustitución de un viejo calefactor nos permitirá ahorrarnos algo de dinero en la factura de la luz mensual. Las nuevas lavadoras, secadoras y lavavajillas están diseñados para funcionar con menor cantidad de agua y electricidad.

Como beneficio adicional, muchas tiendas ofrecen rebajas fiscales a la hora de reemplazar los electrodomésticos viejos por modelos más eficientes. Otra cosa a tener en cuenta, es el tamaño. Estufas, lavadoras, secadoras, lavavajillas y unidades de calefacción/refrigeración todos vienen en una variedad de tamaños. Obviamente, cuanto mayor sea la máquina, su eficiencia será menor. Considera recudir tamaños.

Share

Comentarios

No hay mas respuestas